Volver a Noticias
31 Enero 2013

Este proyecto parte de la visualización de diferentes escenas, donde el ser humano es protagonista de cada una de ellas. Relacionada con la mente y el cuerpo donde este conjunto de obras pueden determinarse como elementos fundamentales la autorreferencia, que ha sido característica distintiva de mi trabajo; el cuerpo representado; la sangre y el color rojo; todas ellas como parte de la imposibilidad de comunicar vivencias y sentimientos.

El cuerpo es el soporte de cada una de las experiencias del ser humano ya sean estas de carácter físico o psicológico, es por eso que utilizo la sangre y su color, como elementos que aúnan todas las piezas. La connotación que tiene la sangre de estar vinculada a la purificación, la convierte, simbólicamente, en catalizador de experiencias personales.

Las situaciones límites siempre están presente, en la muerte, la culpa, las enfermedades, asi como en hechos donde los individuos reaccionan de manera temperamental. Estas situaciones pueden poner al ser humano frente a sus límites existenciales, y le hacen tomar una posición que puede ser sana o no.

La muerte, la enfermedad y la sangre como liquido vital para el cuerpo humano. Son realidades que forman parte de la naturaleza del hombre. Es un límite que nos impone la misma vida al cual respondemos física o psicológicamente. Como parte de este proceso de situaciones propongo la realización de Anna , obra inspirada en una muchacha fallecida recientemente por la enfermedad de Leucemia, en este caso la obra establece una relación identitaria entre la historia de Anna y el modo en que esta ha influido en mi estado de ánimo, y maneras de percibir la vida. Aquí la sangre adquiere otra connotación, que es totalmente opuesta a la fundón que tiene dentro del en el organismo, para Anna la sangre fue sinónimo de vida y muerte a la vez.

Libación muestra directamente el proceso de purificación de un cuerpo, en la que el acto del baño, como acción cotidiana y privada, se hace común para todos. La pieza es una especie de exorcismo donde el cuerpo es liberado de todo lo que le perjudica, igualmente tiene que ver con el momento en que podemos comunicar los sentimientos, que se traduce en el saber popular como "quitarse un peso de encima". Es una obra en la que conviven dos maneras de "limpiarse", la limpieza real, que se manifiesta en el acto de bañarse y la limpieza metafórica que es aquella que se realiza por la sangre.

El color rojo sobre el cuerpo humano definitivamente alude a la sangre al sufrimiento al dolor. En esta serie propongo mediante estas fotografías la representación de un dolor psicológico afín con nuestros pensamientos y vivencias que tenemos debido a nuestra relación con nuestra cotidianidad. A partir de preocupaciones relacionadas con la incomunicación humana, el silencio y el acto del habla como ejercicio de poder.

 

  • New picture